Tal día como hoy nació el recordado Eurípides

Eurípides Romero, El Roble Gaitero

Por: Héctor “Pomponio” Márquez

…Pero hoy quiero homenajear
a un viejo roble gaitero
popular y parrandero
amigo, muy especial,
se los voy a presentar
Don Euripides Romero.

Quise comenzar este artículo con este verso, del tema “Fiesta decembrina”, el cual fue regrabado en los años noventa por Los Cardenales del Éxito, como un pequeño tributo a su autor y compositor, Don Eurípides Romero.

Eurípides Jesús Romero nace en el año de 1923, en pleno corazón de Maracaibo, Sector las Veritas, calle Santa Teresita, cerca de la pulpería “La Batalla”, allí donde convergen 3 parroquias: Veritas, Saladillo y Santa Lucía, justo al lado de una casa donde tiempo después viviera Ricardo Aguirre.

Fueron sus padres: Rosa Romero y José Trinidad Finol, estos eran poseedores de un amplio talento para la improvisación y la composición, actividades éstas donde se destacaba con mayor fuerza su madre Doña Rosa. Es el segundo hijo y único varón de seis hermanos, Lucila, Virginia, Teresa, Ada y Alicia.

Don Euripides procreó 9 hijos. Con su primera esposa Eloisa, 4: Rubén, Léxida, Ricardo y Ramón Romero, este ultimo fundador de Los Cardenales y consagrado tamborero. Con Ana Tribelíón, su segunda esposa, 5 hijos: Alexánder, Euripides (destacados compositores), Mabell, Soely y Gerardo quien por varios años ejecutó el Cuatro con el conjunto “Santanita”.

Fue en el mes de enero de 1998, cuando conocí personalmente a Don Euripides Romero, gracias a la cotidiana gentileza de poeta colega y amigo, Miguel Ordoñez, quien me condujo en compañía de mi dilecto amigo, el Dr. Ramón Herrera Navarro, a la calle 89-D del sector de Veritas, donde reside este “Roble Gaitero”.

En su vivienda, sencilla y humilde por demás, pero cargada de recuerdos familiares, placas, condecoraciones, diplomas, trofeos y de algo muy importante, de una gran humanidad, nos dio la bienvenida.

De infante da inicio a su vocación musical, allá en la otrora calle Celiz de Veritas. Empíricamente comienza a tocar la “sinfonía de boca” con gran versatilidad, está le permite también ejecutar este instrumento con la nariz, lo que causaba curiosidad y gracia en aquellos que lo observaban.

…En Veritas vivía un barbero de nombre Angel Castillo el cual se aplicaba a la composición de gaitas, pero la mayoría eran “chambonas” y yo, muchacho al fin, siempre me mantenía allí echándole bromas con versos. Por cierto él me enseñó un vals de nombre El Negrito Fullero, que era completamente distinto al Negrito Fullero que yo hice después de hombre, pero lo que me motivó fue ese vals. Yo componía “mis disparates” que cantábamos aquí en la casa; mi mamá mi papá y mis tías. Luego de allí para acá me inicié en la gaita…

A los 14 años de edad don Eurípides Romero se hace sastre, adquiriendo en este arte un alto nivel profesional, esto lo llevó a confeccionar para prestigiosas sastrerías de la región como lo eran: “La Rival“, La Tijera de oro” y la sastrería New England, entre otras.

…Yo trabajaba sastrería, entonces cosía en la sala de mi casa, mi mamá estaba allá atrás en la cocina y cuando el almuerzo estaba listo ella de allá me decía en versos, que ya el almuerzo estaba, que si me servia. Entonces se quedaba esperando que yo le respondiera el verso… Eso era todos los días cuatro versos… Por ejemplo, las piezas de cuidado del “paltó” son el cuello y las mangas…Por ejemplo yo estaba haciendo un cuello y le respondía, por ejemplo:

Mamá esperá un momentico
Que estoy arreglando el cuello
Ahora dentro de un ratico
Me voy a comer aquello

“Mama y papá también se hablaban en versos.”

De adolescente aprende a tocar, con gran destreza, uno de los instrumentos más difíciles de ejecutar, el acordeón.

…Mi papá tenia un señor amigo llamado Manuel Gutiérrez Maxirubí, que era el único que tocaba acordeón aquí en Maracaibo, y yo, desde muchacho me sentaba a mirarle tocar. Después cuando tenia 17 años le compré uno a ese señor.De esa compra hay una anécdota: Señor Manuel, véndame un acordeón de esos, él tenía tres, y me dice él, sabiendo que yo no sabia tocar, ¿y usted sabe tocar eso?..no, yo no lo sé tocar, pero confío en este, señalándome el oído…y usted señor Manuel ¿sabia tocar cuando compro el primero? bueno no… entonces fue allí cuando este señor me vendió uno.

En una semana me metí el acordeón, me aprendí una danza que el señor Manuel había compuesto a la que le puse por nombre Aurora, que era el nombre de la esposa del señor Manuel, porque yo no le sabia el nombre original a la pieza. Al siguiente domingo la toqué en un programa de radio para aficionados y la tuve que tocarla varias veces a petición de los oyentes.

Don Eurípides Romero crea un grupo musical cuyo nombre era “Venezuela” y actuaba en el “Trebolar” y en otros centro nocturno de la zona, en estos lugares interpretaba con su eterno acordeón, porros, cumbias Colombianas y Guarachas. Contradictoriamente con el nombre de la agrupación, muy pocas veces ejecutaba canciones Venezolanos.

Aún para el año 98 y con mas de 30 años en esta actividad, trabaja como chofer de plaza o de “carritos por puesto” de la línea Veritas, labor que realiza con la misma calidad, responsabilidad, destreza y honradez, con la que desarrolla sus creaciones musicales.

Su amplia capacidad creativa lo ha llevado a escribir y componerle gaitas a casi cualquier cosa.

…Yo tengo un carrito de pasajeros en el que hago mis composiciones, pero no es como dicen por allí que cuando me viene la musa bajo los pasajeros donde sea, saco mi acordeón de la maleta y compongo la gaita. Esas son exageraciones, mentiras. Yo le voy dando pasito “parararara”, acompañándome con el sonido que produzco al tocar el techo del carro mientras manejo. Cuando me vaciaba en la parada no cogía mas pasajeros, y me venia mandado a coger el cuatro y el grabador. Grababa el verso y el estribillo y me volvía a ir a trabajar…Yo tengo un “Falconcito” 65’ …entonces le hice una gaita de la cual me acuerdo de este verso:

Yo tengo una cacharrita
que me sufraga el sustento
por ella vivo contento
libre de preocupación
un blanco y rojo Falcon
sube y baja las Veritas
por puesto y en carreritas
ruqui, ruqui, es un campeón.

Contrariamente a lo que se comenta, Don Eurípides me confesó que el nunca había compuesto una gaita con acordeón, que esas eran habladurías de la gente.

Ay vamos todos a cantar
esta gaitica Zuliana
vamos a darle con ganas
no la dejemos enfriar
porque esto nos va a durar
hasta por la mañanita
la gaita sandunguerita
a un difunto hace parar

…Esta gaita la cantó Ricardo Aguirre con los Cardenales al año siguiente de haber nacido la agrupación, de la cual fue fundador un hijo mío de nombre Ramón Romero, que tocaba la tambora. Fue precisamente mi hijo quien lleva la gaita “La Sandunguera” para que la montaran y grabaran Los Cardenales.

Luego Ramón me invitó para que fuera a los estudios de Fonográfica del Zulia a escuchar la gaita. Yo me monté en mi “carrito” y me fui para allá, ¡Qué sorpresa! cuando reventó el bárbaro de Ricardo Aguirre a cantar.

De todo el arte del mundo
no hay cosa que yo más quiera
es la gaita sandunguera
Chiquinquirá y Catatumbo

Ricardo Aguirre le graba una considerable cantidad de temas con Cardenales: Gaita Sandunguera, Gaita Pascuera (1963), La Parrandera, Vieja y famosa (1964), Tiempo Gaitero (1965) Madre adorada – como homenaje a su madre y sus hermanas- Devoción Gaitera (1966), La Vivarachera (1969).

Otros solistas, como Danelo Badell, le graba otro batacazo gaitero “Fiesta decembrina” y El gran Betulio Medina el tema “18 de noviembre”.

Quizás el tema mas conocido de los compuesto por “El Roble Gaitero” es sin lugar a dudas,“ El Negrito Fullero” grabado en el año 1971 por los Cardenales en la voz del polifacético y dicharachero cantante Daniel Alvarado

Precisamente el tema del cual utilicé un extracto para iniciar este relato, “Fiesta Decembrina”, grabado originalmente por Danelo Badell, fue motivo de grandes polémicas al difundirse en una oportunidad la noticia de que la autoría del mismo, le pertenecía al Colombiano Lisandro Meza, conocido músico y compositor de porros y vallenatos, quien la había grabado en su país con acordeón. A éste de manera inmediata, le salió al paso Don Eurípides, quien utilizando la misma música del tema escribió y grabó con Los Cardenales del Éxito, en la voz de Marvin González, un reproche como respuesta a aquel conato de plagio

Lisandro sois un peligro
cuando grabaste mi son
también fijo mi atención

Explica: Atención es porque me dijeron que fue un compositor de apellido Atencio que se la llevó a Rodadero

También fijo mi atención
al compositor gaitero
que te llevó a Rodadero
en cinta mi parrandón
para que con acordeón
plagiaras mi son pascuero,
si no tenéis que grabar
no dispongáis de lo ajeno

Explica nuevamente: Sipote es una palabra que ellos usan mucho, por ejemplo: ¡sipote de hembra!

Sipote de que no es bueno
es una mala experiencia
y la voz de la conciencia
atormenta con su espina
porque fiesta decembrina
¡No es tuya Lisandro Meza!

Y el estribillo dice:

Lisandro sois un peligro
grabando un son Maracucho
me río cuando te escucho
tu mala interpretación
machucando tu acordeón
con mi fiesta decembrina
un porrito aquí, una cumbia allá
ofendéis la virgen Chiquinquirá
diste a conocer tu mala intención
con tu voz y tu acordeón.

Posteriormente el compositor Colombiano reconoció públicamente su mal proceder, quedando una anécdota de todo este rollo, la cual nos cuenta Don Eurípides…

A Lisandro Meza me lo presentaron en el club Regional, me lo presentó Pastor López (otro compositor Colombiano). ¡E Lisandro! ven acá, te voy a presentar un amigo, un compositor Zuliano. Entonces nos estrechamos las manos, yo le doy el nombre primero y allí mismo le solté el nombre y el apellido y le digo: ¡Eurípides Romero! Y me soltó la mano y me dice ¡Eche no joda, que pescozón me diste!. !

Eurípides; modesto, sencillo y humilde hacedor de gaitas, es un icono entre los compositores “que engalanan el occidente de nuestro país”. También ha compuesto una gran cantidad de Boleros, Guarachas y Porros que han grabados prestigiosas Orquestas y afamados cantantes, como Argenis Carruyo “El Volcán de América”.

El mayor recuerdo de los Cardenales del Éxito es Ricardo. Ricardo desde muchacho fue amigo mío, por cierto la ultima gaita que me grabó fue La Vivarachera y ese año se mató.

Esta es la gaita Zuliana
alegre y vivarachera
llevo en mi sangre gaitera
latente esta melodía
que linda es la gaita mía
cantemos todos a coro
estos compase de oro
de esta rítmica armonía

Yo me acostaba en una hamaca a componer, y me reía. Desde la cocina mi mujer, Ana, me decía: ¿De que te reís? seguro que eso que estáis componiendo es pa’ mí.

¡No! Eso es imaginario. “Ella no podía sentir la gaita como yo porque era hija de norteamericanos”

Héctor “Pomponio” Márquez y Eurípides Romero texto texto textoNunca podrás evitar
que yo cante a toda hora
la gaita la grey sonora
valuarte Maracaibero
me conociste gaitero
te enamoré, me aceptaste
Porque entonces no pensaste
que yo era tan parrandero

 

…“Mirá hermano, yo tengo en el baño una repisa con un lápiz y un cuaderno, vos sabéis que hay que componer cuando a uno le llegue la inspiración”.

Don Eurípes Romero a recibido en vida, una considerable cantidad de homenajes.

Solamente dos gaiteros, tienen, para ese momento, plazas en Maracaibo: La plaza Ricardo Aguirre ubicada cerca de la Basílica de la Chiquinquirá y la plaza Eurípides Romero frente al hospital de niños.

Cuando realicé esta investigación, Don Eurípides padecía fuertes trastornos nerviosos, quizás producto de la reciente operación quirúrgica que le habían practicado en la vista, debido a unas cataratas. Por momentos narraba entusiasta sus vivencias, cantaba, pero de repente se ponía a llorar y entre llanto le pedía a Dios “que no lo dejara ciego” (aún tenia dificultades para ver). Decía, que lo habían olvidado, nombrando a una serie de personas conocidas en el ambiente gaitero, que no viene al caso mencionar. Quizás eran los mismos que alguna vez se jactaban de ser sus “amigos”, los que se beneficiaban comercialmente de su inagotable talento, ó por el disfrute de su fama y quien sabe si de algún dinero. .

…Una vez calmado, continuábamos nuestra armoniosa charla.

Es bueno expresar que son muy pocos los verdaderos amigos que constantemente le visitan para saber de él, de su salud. Probablemente el abanderado en este gesto humanitario es quien me llevó a su casíta, Miguel Ordoñez..!

Don Eurípides Romero hoy demuestra una inquebrantable fe en Dios, en la Biblia.

…Yo he hablado con Dios y él conmigo en muchas formas..!
¡Qué Dios te bendiga, roble gaitero!

Esta fue una entrevista realizada por el equipo de NuestraGaita.Com en el año 2002 a Don Eurípides Romero quien falleció, a consecuencias de complicaciones de salud el 02 de marzo del año 2012 en su ciudad natal Maracaibo.

2 Comentarios

  1. oquendomcbo:

    QUE RECUERDOS DENTRO DE TODO EL DOLOR QUE ME EMBARGO POR LA PERDIDA DE EURIPIDES, LA NOSTALGIA ME ENVUELVE, LA PULPERIA LA BATALLA DE LAS VERITAS ERA PROPIEDAD DE MI ABUELO JOSE AUGUSTO OQUENDO, UBICADO EN LA ESQUINA LA BATALLA DE VERITAS, LUGAR QUE VIO NACER A NUESTRA FAMILIA. ORGULLO Y TRADICION.

  2. neilo:

    Hola Oquendo! excelente comentario. Gracias por brindarlo.

Publicar comentario

Debes estar Conectado para publicar tu comentario.